La relación entre el fútbol y la música electrónica – Bassmusic® Bassmusic®
MENU

La relación entre el fútbol y la música electrónica

Un análisis profundo de una mirada evolutiva de la música electrónica y por sobre todo hardstyle que es un reflejo también de lo que está sucediendo hoy en el mundial de fútbol.

Para el año 2002, Brasil ganaba en Corea y Japón y Sudamérica seguía, por los números, equipos y jugadores, dominando el fútbol mundial. El motivo de dicha superioridad era muy clara: el fútbol sudamericano poseía una gran técnica en comparación al fútbol europeo, que más bien se caracterizaba por ser muy físico y tosco en el trato al balón, claro, con sus excepciones. Pero bueno, para el 2018 se ha dado vuelta la tortilla y eso porque Europa luego del 2002 comenzó a aprender de los errores, cayó en cuanta que con el físico no era posible ganarle a la astucia e inteligencia de los sudamericanos, y en base a la planificación desde sus divisiones menores fue adaptando la técnica de nuestra región a sus jugadores con grandes resultados. Y es gracioso, pero es ahora Sudamérica quien en su desesperación por haberse dormido y dejarse llevarse por el ego de su superioridad luego del 2002 es el que intenta copiar los métodos que emplea el fútbol europeo para mejorar la profesionalidad del fútbol desde edades tempranas y para este punto, duele decirlo, pero sí, la actitud y la técnica tan famosas ya no son suficientes, a tal punto que los torneos locales y regionales han bajado mucho su nivel de hace 15 o más años y, súmele la corrupción, bueno, la institucionalidad del futbol se ha venido abajo casi por completo en todas las asociaciones a nivel CONMEBOL.

Pero ahora, usted me preguntará, ¿Qué tiene que ver la música electrónica en esto y sobretodo el hardstyle?

Bueno, referenciémonos al período 2009-2013, un punto de inflexión total a lo que conocemos en la música electrónica, porque es donde explota la industria del marketing en ciertos géneros de la misma con artistas como David Guetta, Avicci, Swedish House Mafia, Skrillex, entre otros, y donde géneros grandes como el trance o en proceso de expansión como el hardstyle se ven muy perjudicados ya que en producción tenían mucho que dar pero en marketing no sabían casi nada en comparación a Universal o Sony Music. De hecho, es de valientes que Scantraxx haya reconocido en su propio documental la incapacidad de poder administrar la imagen de sus artistas más destacados en esos tiempos (HHZ, Brennan Heart, Frontliner y Wildstylez) con el resultado final que todos ellos se hayan marchado en búsqueda de las personas que puedan asesorarlos en ese aspecto.

Esto es algo que pasó con muchos artistas en casi todos los géneros y es quizás por ello, que considero que el EDM tuvo tanto éxito en esa época, supo explotar muy bien la imagen de su música, promotores, festivales y de sus artistas cuando los demás no sabían cómo hacerlo, si bien en términos de producción no era el mejor, sumado a que se aprovechó, en parte, de la ingenuidad de géneros como el trance que pensaban que eran intocables y superiores (Sudamérica, ¿eres tú?).

Ahora situémonos en el 2018. Como el fútbol sudamericano particularmente el EDM se quedó conforme y no pensó mucho en motivar a sus artistas a la búsqueda de sonidos que tengan una mejor calidad o que suenen diferente a la creciente demanda que tuvo la escena en estos últimos 5 años y de poco en poco ha caído en la zanja del uso de “recetas”, es decir, el uso de la estructura de ciertas canciones que destacan para crear otras, algo que ha hecho que cada vez más personas “abandonen el barco” por así decirlo. Mientras tanto, el resto de géneros en base a las experiencias, hasta cierto punto traumáticas en el punto de perder artistas, eventos, dinero y el tamaño de su fanaticada, se dieron cuenta que era hora de evolucionar y adaptarse al cambio. Así se organizaron y aprendieron cómo manejar la imagen y promoción de sus artistas en un mundo globalizado en base a lo que el propio EDM planteó años atrás.

Una prueba de aquello en la escena fue Atmozfears, Ran-D, Adaro, Audiotricz o Bass Modulators en Scantraxx, que junto a Q-Dance y sus representantes supieron cómo promocionarlos en el prometedor mercado norteamericano y asiático en la etapa que fueron parte de la disquera y teniendo los mismos resultados como en el fútbol: el crecimiento de los artistas, los promotores y de la música ya no a nivel local, sino a una escala mundial o si no solo toca ver Defqon.1, Rebirth o Intents Festival este año. Y ese es otro efecto de saberse adaptar, organizar y planificar, de que todo en el género es mucho más institucionalizado y diverso, digo, hace unos años, Scantraxx y Dirty Works abarataban el mercado de los grandes lanzamientos, ahora hay mínimo 5 disqueras más que están en el top del mercado, incluyendo a la propia Q-Dance y algunas otras de disqueras satélites que sirven para promover a talentos.

En el caso de la música es lo mismo a tal punto que, se denomina al hardstyle y todos sus sub-géneros como “el género comunista de la música electrónica” por su gran inmensa variedad. Esto junto a la fidelidad e identidad de los fans resulta una mezcla espectacular para cualquier persona que quiere vivir cerca de la música y sus organizaciones, les da confianza a seguir confiando en el proceso y sobretodo a seguir fortaleciendo los pilares en los cuales está fundada la escena.

Entonces ¿El éxito de la escena actualmente se da a una buena administración?

Podría decirse que sí. El proceso en el cual nos embarcamos, oficialmente, hace 16 años con el nombre hardstyle tiene un punto muy alto hoy en día por el proceso que se ha ido llevando, por el aprendizaje continuo de artistas, promotores y fans en búsqueda de la excelencia de asistir a un buen evento por un lado y la creación de una gran experiencia al usuario por el otro. La retroalimentación debe seguir siendo así y como en el fútbol, los estudios y la vida en general “no existe una empresa mala, sino mal administrada”. Es bueno sentarse en la victoria, poner los pies en la tierra y pensar que podemos mejorar como personas, y cómo podemos dar nuestro granito de arena para mejorar a nuestra sociedad sin dormirnos en el sueño que todo está completo y que hoy podemos “morir en paz”.

Author Juan Cortez

Content Creator and Colaborator Quito, Ecuador.

COMÉNTANOS CON TU CUENTA FACEBOOK

Ads

Language


Próximos Eventos

Lo último del hardstyle